Qué es la Evaluación Docente y por qué es la principal arma de lucha del Colegio de Profesores

El Colegio de Profesores nuevamente manifestó sus reparos a la realización de la Evaluación Docente, instrumento que lleva dos años suspendido por la pandemia de COVID-19, pero que desde años anteriores ha generado el rechazo del magisterio.

En varias movilizaciones, los docentes han planteado su rechazo al sistema, apuntando al agobio generado hacia ellos con la existencia de una “doble evaluación”, la que no recogería los elementos necesarios para determinar sus capacidades en el aula.

El Ministerio de Educación (Mineduc) afirmó que entre los compromisos del presidente Gabriel Boric estaba la reforma al sistema de evaluación de profesores, adelantando que en los próximos días se enviaría un proyecto para resolver el tema.

A la espera de las resoluciones, la organización gremial envió una carta al Gobierno para solicitar que este año la Evaluación Docente se suspenda, para que sea voluntaria con los docentes que se quieran examinar.

La Evaluación Docente obligatoria

De acuerdo a la normativa publicada por Mineduc, la Evaluación Docente es una prueba “obligatoria para los y las docentes de aula que se desempeñan en establecimientos que dependen de los municipios o de los Servicios Locales de Educación a lo largo del país”. 

“Su objetivo es fortalecer la profesión docente y contribuir a mejorar la calidad de la educación”, agrega el texto oficial.

Los instrumentos definidos en la evaluación son el Portafolio, Autoevaluación, Entrevista de un evaluador par e Informe de referencia de terceros. 

  • El Portafolio se encarga de evaluar “distintos aspectos de la práctica pedagógica de docentes de aula, a partir de evidencia directa del trabajo dentro y fuera de ella”. En ella, el docente debe mostrar sus capacidades en la sala de clases en tres módulos.
  • La Autoevaluación consiste en doce preguntas basadas en el Marco para la Buena Enseñanza vigente, en donde el docente reflexiona sobre su labor.
  • La Entrevista de un evaluador par consiste en una conversación profesional que busca promover la reflexión y el diálogo entre pares, en torno a sus prácticas pedagógicas.
  • El Informe de referencia de terceros recoge la visión de los directivos de las escuelas a partir de preguntas basadas en el Marco para la Buena Enseñanza vigente.

Niveles de desempeño

La Evaluación Docente determina niveles de desempeño, los que son claves para determinar su participación en el sistema escolar. 

Durante el gobierno del ex presidente Sebastián Piñera se vetó un artículo que pretendía “suprimir la eliminación de la causal de despido por malos resultados reiterados en la evaluación docente”. Aquello finalmente terminó siendo desestimado por el Congreso, por lo que los profesores mal evaluados no podrían ser despedidos.

Los niveles de desempeño fijados por la normativa son los siguientes:

  • Destacado: Indica un desempeño profesional que clara y consistentemente sobresale con respecto a lo que se espera en el aspecto evaluado. Suele manifestarse por un amplio repertorio de conductas respecto a lo que se está evaluando, o bien, por la riqueza pedagógica que se agrega al cumplimiento del aspecto evaluado.
  • Competente: Indica un desempeño profesional adecuado. Cumple con lo requerido para ejercer profesionalmente el rol docente. Aun cuando no es excepcional, se trata de un buen desempeño. (Desempeño mínimo esperado).
  • Básico: Indica un desempeño profesional que cumple con lo esperado en el aspecto evaluado, pero con cierta irregularidad (ocasionalmente).
  • Insatisfactorio: Indica un desempeño que presenta claras debilidades en el aspecto evaluado y estas afectan significativamente el quehacer pedagógico.

La batalla por la “doble evaluación”

Durante los últimos años, el Colegio de Profesores ha centrado su lucha en la llamada “doble evaluación”, la que según ellos establece dos sistemas paralelos para revisar el desempeño de los docentes: la Evaluación Docente y la Carrera Docente.

Este último examen, denominado como Sistema de Desarrollo Profesional Docente, encasilla a los docentes en los tramos inicial, intermedio, avanzado, experto I y experto II, de acuerdo a la combinación de los factores antigüedad en el cargo y resultados en la Prueba de Conocimientos Específicos, más los resultados del Portafolio.

En 2018, el gremio realizó un paro exigiendo el fin de estos sistemas paralelos, en un conflicto que se extendió en 2019 y que no logró solucionarse a pesar de las conversaciones entre los dirigentes y las autoridades de Mineduc.

“Había avance en poner término a la doble Evaluación Docente. Había avance en permitir que colegas que no habían podido ingresar a la Carrera Docente lo pudieran hacer. Había avance en permitir que colegas que se evaluaron en 2015 pudieran anticipar su certificación en el nuevo sistema, porque por razones de cómo fue la ley quedaron encasillados perjudicialmente (…) y hoy día ni siquiera mencionan el tema”, señaló el ex presidente nacional del magisterio, Mario Aguilar, tras una reunión con el entonces ministro Raúl Figueroa.

Recientemente la nueva administración, liderada por el ministro Marco Antonio Ávila, anunció que “nosotros lo que vamos a presentar en las próximas semanas es un proyecto de una ley miscelánea que tiene varios temas importantes, los que creemos que no quedaron muy claros en los últimos años”.

“Uno de esos temas tiene que ver con la suspensión de la Evaluación Docente, porque primero es un compromiso nuestro de campaña y de nuestro programa la eliminación de la doble evaluación. Esto está aportando también a eso”, manifestó el secretario de Estado.

El impacto de la Evaluación Docente y su suspensión

La Evaluación Docente y su eventual suspensión para este año provocó reacciones divididas entre los expertos, ya que algunos creen que la cancelación del instrumento es “necesaria”, mientras que otros plantean que “no se justifica”.

Daniel Rodríguez, director ejecutivo de Acción Educar, afirmó a EL DÍNAMO que “este año parece ser bastante distinto en términos de presencialidad, por lo que no se justifica que la prueba de reconocimiento sea voluntaria. Esto afecta de forma directa a los profesores que desean ser evaluados y contar con la información necesaria para poder mejorar su desempeño”.

“Respecto a la doble evaluación, es importante recalcar que las evaluaciones de los profesores deben ser claras, transparentes y que se establezcan consecuencias ante malos resultados, ya que no pueden haber profesores bajo el estándar mínimo que se requiere”, añadió.

Otra mirada fue la que entregó Ana Luz Durán, decana de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad San Sebastián (USS), quien señaló que la eventual suspensión “es una medida oportuna porque permite que los docentes se preocupen de focalizar sus esfuerzos en el cierre de brecha”. 

“También es muy importante porque quita presión en un momento en que los problemas socioemocionales en las comunidades educativas, y especialmente en los profesores y educadores, son evidentes”, añadió.

Pese a esto, la académica advirtió que “hay que tener cuidado y prever los efectos de esta medida”, recordando los otros aspectos que reúne la evaluación. 

“No hay que olvidar que la evaluación está regulada en una ley y esta es parte de un sistema de evaluación que da cuenta no solo de las prácticas pedagógicas sino que de un conjunto mayor de elementos que se insertan dentro de la carrera docente. ¿Qué va a pasar con los docentes que les correspondía rendir su evaluación este año? Es necesario tener una mirada criteriosa que haga un análisis prospectivo”, manifestó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.