Jiles, Kaiser y Orsini: los polémicos diputados que conformarán la comisión de Ética de la Cámara

Este martes los comités parlamentarios de la Cámara de Diputados definieron los nombres que integrarán el comité de Ética de la corporación, en donde se revisarán y sancionarán las actuaciones de los legisladores que vulneren el reglamento en materias de principios de probidad, transparencia o acceso a la información pública y a la ética parlamentaria.

El listado de diputados integrantes, según lo consignado por CNN Chile, está compuesto por Pamela Jiles (PH), Johannes Kaiser (Ind-REP), Carlos Bianchi (Ind), Maite Orsini (RD), Carmen Hertz (PC), Nelson Venegas (PS), Héctor Barría (DC), Renzo Trisotti (UDI) y Bernardo Berger (RN).

Varios de los nombres generaron polémica, ya que durante el último tiempo han protagonizado diversas controversias que serían causales de revisión en la propia comisión.

Jiles, por ejemplo, fue criticada por haber calificado de “diputado candado chino” a su par de RN, Diego Schalper, en medio de la discusión de uno de los retiros de fondos en 2021. La legisladora fue cuestionada recientemente por haber calificado de “minusválida” a la ministra del Interior, Izkia Siches, recibiendo el reproche de su propio compañero de partido, Hernán Palma.

Kaiser ha protagonizado enfrentamientos con la diputada Carmen Hertz (PC) a propósito del nombramiento de la también comunista Lorena Pizarro como presidenta de la comisión de Derechos Humanos.

Orsini, por su parte, protagonizó un particular incidente con la diputada María Luisa Cordero (Ind-RN), quien la acusó de tratarla de “vieja loca” en medio de un debate en la sala. Anteriormente la legisladora se enfrentó al diputado Gonzalo de la Carrera (Ind-REP), a quien reprochó los dichos que emitió sobre ella en el pasado.

La diputada Karol Cariola (PC) analizó los nombramientos y en declaraciones a La Tercera afirmó que “es importante que los integrantes de la Comisión asuman su responsabilidad, ya que es evidente que hay parlamentarios (integrantes) que dejan mucho que desear del punto de vista ético, que incluso podrían ser acusados ante la comisión de Ética”.

La instancia puede aplicar sanciones como llamado al orden, amonestación o la censura del parlamentario involucrado en alguna controversia. 

Estas sanciones llevan consigo como pena anexa una multa. En el caso del llamado al orden, será equivalente de hasta el 2% de la dieta mensual; Entre 2% y 5% de la dieta por la amonestación y una multa superior al 5% y hasta el 15% de la dieta mensual para la censura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.