Hallan primeras armas robadas desde unidad del Ejército

En marzo pasado 82 pistolas de 9 milímetros fueron robadas del interior del Instituto de Investigaciones y Control Ejército. Tras la investigación desarrollada, la Fiscalía ya identificó algunos sospechosos y logró recuperar cuatro armas.

La investigación descubrió por medio de un video que una mujer entrega un bolso con algunas armas el día 21 de marzo de este año apenas 20 minutos después de que empezara el robo en el Instituto de Investigaciones y Control del Ejército. La mujer ya fue interrogada por la fiscalía. El auto que se ve fue cargado dos veces con el armamento robado..

La mujer que aparece en el registro es Francisca Arancibia Soto. Ella es la única detenida hasta el momento y fue imputada por el cargo de tráfico de armas. Francisca es madre de dos hijos y no tiene antecedentes policiales.

El video muestra lo que sucedió en el día siguiente, cuando esta misma mujer lleva las armas a la comuna de Peñalolén, en la Región Metropolitana. Allí gran parte de las pistolas desaparecieron.

El abogado de defensa de Francisca afirma que ella es inocente, pero reconoce haber transportado las armas. “El concepto está mal puesto, ella no es participe del robo, se le está imputando tráfico de armas, pero ella no tiene participación en el momento de”, aseguró Juan Vallejos, abogado defensor. Él también dice que la mujer recibió instrucciones de un sujeto, quien tendría un vínculo emocional con ella.

Tania Sironvalle, fiscal del Ministerio Público, cree que detrás del robo hay una banda delictual actuando y se investiga si el robo pudo haber sido orquestado desde la cárcel.

“En este momento yo no lo puedo afirmar con absoluta certeza, pero es evidente que estás armas fueron distribuidas en el mercado ilícito. Salieron del mercado ilícito para, efectivamente, poder ser distribuidas. ¿Dónde? Efectivamente a personas que se dedican a cometer delitos”, relató la fiscal jefa de análisis criminal de la Fiscalía Centro Norte.

Avances en la investigación

La investigación ha tenido dos avances: cuatro pistolas recuperadas y la detención de dos civiles y un militar. Las armas encontradas pertenecían al jefe del Instituto de Investigaciones y Control del Ejército.

Otras líneas de investigación han sido trabajadas. La fiscalía busca más informaciones sobre la seguridad del edificio, por ejemplo.

El Consejo de Defensa del Estado interpuso una querella contra Juan Osorio Jofré, uno de los funcionarios que cuidaban del lugar. Según la querella, el suboficial en retiro habría forzado por lo menos dos puertas de acceso al edificio del Banco de Pruebas de estas armas, ingresado a las oficinas del jefe del lugar y no solo habría robado las armas, sino también 300 mil pesos en efectivo.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.