Chile cierra alegatos en La Haya acusando "incorrecciones" en contrademanda boliviana

Chile cerró durante este jueves sus alegatos ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por la demanda presentada contra Bolivia por el uso de las aguas del río Silala.

La agente chilena y subsecretaria de Relaciones Exteriores, Ximena Fuentes, fue la encargada de entregar la respuesta de nuestro país a la contrademanda boliviana, que solicitó al tribunal que declare su derecho soberano sobre el río.

En declaraciones consignadas por T13, Fuentes reiteró que «tanto Chile como Bolivia están en su derecho a un uso equitativo y razonable de todas sus aguas, incluidas las porciones subterráneas del sistema».

“Al agente de Bolivia insiste en la necesidad que la corte se pronuncie sobre la demanda reconvencional A, alegando que Chile está condicionando el desmantelamiento de las canalizaciones al pedir que cualquier acción de Bolivia se haya de ajustar al derecho internacional”, agregó.

La agente señaló además que “esto no puede ser equivalente a un condicionamiento o calificación de los derechos de Bolivia. Se trata simplemente de la aplicación del derecho internacional consuetudinario que Chile y Bolivia convienen en que es de aplicación al río Silala en su totalidad”.

“Incluso si ello está sujeto, lamentablemente, a las incorrecciones y confusiones de Bolivia a las que se acaba de referir el profesor McCaffrey (integrante del equipo chileno que alegó previamente). Es difícil para Chile comprender cómo Bolivia puede insistir en someter a la corte estas demandas reconvencionales, que ahora parecen haber perdido todo fundamento jurídico”, cerró la subsecretaria.

La decisión final de la Corte -que es vinculante y no admite apelación- puede tomar meses o hasta años en saberse. Algunos expertos estiman que podría darse a conocer a finales de 2022 o principios de 2023.

La demanda

La acción contra los bolivianos fue presentada en 2016, durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet.

El conflicto surgió luego que el país vecino reclamara a Chile una compensación por el uso de las aguas del Silala, ya que señalaban que se trataba de un manantial que nacía desde su territorio. Nuestro país, en tanto, lo calificó como un río de curso internacional.

En 2017 se entregó la memoria chilena que consta de seis tomos, donde se entregaron diversos antecedentes técnicos. Al año siguiente Bolivia dio una contramemoria con una contrademanda por compensación. En 2019 se concretó la réplica y dúplica de las partes.

En 2020, la administración interina boliviana liderada por Jeanine Áñez señaló que “una parte de las aguas del Silala fluyen de manera natural hacia Chile y constituyen un curso de agua internacional”, lo que fue valorado por el presidente Sebastián Piñera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.