Tóxica nivel… Jueza de Argentina se le va a los besos a un reo que había sido condenado a cadena perpetua

Mariel Suárez es la jueza de la provincia de Chubut, en Argentina, y en últimas fechas se ha visto envuelta en un escándalo que parece ser la marca indeleble de su carrera profesional. Ahora se le ha acusado de reunirse con un criminal de alta peligrosidad y romper toda ortodoxia judicial al besarse con él.

El caso no se trata de un rumor, sino que existe un video que muestra claramente cómo en un punto determinado de la reunión, la jueza, especialista en cibercrimen, y el acusado se dan un beso. Al principio se ve que solo hablan de cerca, luego se toman una selfie y comparten el mate, pero rematan uniendo sus labios.

El proceder de la jueza ha causado indignación en el pueblo argentino, pues el criminal acababa de ser condenado a cadena perpetua. Christian “Mai” Bustos es el hombre del video y se le perseguía desde hace más de 10 años por dos crímenes: haber matado a su hijo Eric, de nueve meses, y haber acabado con la vida del policía Tito Roberts.

El video fue capturado por una cámara de seguridad del Instituto Penitenciario Provincial y en cuanto se hizo del conocimiento del tribunal de justica, estos empezaron un proceso de destitución contra la jueza Mariel Suárez, cuya carrera se ha visto envuelta en varias polémicas.

En 2013 ya había sido destituida por el Tribunal de Enjuiciamiento por haber liberado a criminales por teléfono pasándose por el arco del triunfo todo tipo de protocolo. Pero se amparó y el juez Gustavo Sanca la restituyó.

Luego en 2015 protagonizó otra desavenencia en su papel como maestra de Práctica Profesional II en la Facultad de Ciencias Jurídicas de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, cuando presentó un archivo real de abuso sexual infantil a sus alumnos. Entonces fue solo amonestada por la institución.

Ahora el tribunal integrado por  la conjueza local Ximena Miranda Nastovich y las juezas María Laura Martini y Mariela Suárez se encontraban dictaminando sobre “Mai” Bustos, prófugo y asesino que había logrado escaparse en dos ocasiones de la cárcel. Suárez fue la única que no estuvo de acuerdo con la condena de cadena perpetua por supuestas irregularidades en el enfrentamiento armado que Bustos sostuvo al resistirse a su arresto y donde murió su hermano y el policía Tito Roberts.

La jueza ha argumentado a su favor que el acercamiento que ella tenía con el criminal se debía a que trataba de escribir un libro sobre la historia de Bustos, cuyo título tentativo sería “Los cuatro de Corcovado”. En una entrevista con medios ha dicho que ella solo mostraba algo de empatía y que ese siempre ha sido su proceder dentro de la judicatura.

El beso no es real, no es un beso, no es una relación sentimental y no es un beso. Él se emocionó porque yo iba a escribir un libro sobre su historia, yo soy así muy sociable. Yo estaba haciendo un trabajo académico.

La jueza ha escapado de varios escándalos pesados y ha podido seguir ejerciendo su profesión, pero tal parece que debido a la grabación, esta vez será destituida. Quienes la señalan dicen que ni siquiera el hecho de compartir comida con el reo es apropiado, sobre todo por las medidas higiénicas contra el covid-19.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.