Vicente Fernández no volverá al escenario y lo recordamos escuchando sus canciones con un tequila en la mano

Vicente Fernández ha sufrido mucho de salud en las últimas semanas, parece ser que el Charro de Huentitán no volverá a los escenarios pero aquí celebramos su vida, su música y agradecemos su voz que nos acompañó durante muchas desgracias y males de amor.

Cómo olvidar a quien nos amenizó nuestras borracheras más épicas, a quien nos enseñó que vale más un buen amor que mil costales de oro. Su trayectoria es larga y su rango artístico amplio, Vicente Fernández alternó entre la música vernácula y el cine mexicano, así se instaló en el corazón de muchos mexicanos.

Nomás escuchar su voz se antojaba un buen trago y nada más verlo en la pantalla chica uno se sentía charro de a de veras. Como olvidarlo en sus icónicos personajes de El arracadas, El gallero, El tahúr, El hijo del pueblo. Sin embargo, sus interpretaciones musicales fueron las  que más hicieron mella en nuestro hígado , canciones como: Por tu maldito amor,  Mi  viejo, Hermoso cariño, Volver Volver, Qué de raro tiene, Acá entre nos, Lástima que seas ajena, Mujeres divinas y La ley del monte nos enseñaron a llevar con elegancia y señorío la borrachera.

Chente era inconfundible, su voz vibrante y sus gestos en el escenario lo hacían único. El hombre que no dejaba de cantar hasta que el público dejara de aplaudir nació en 1940 y ahora su vida se apaga 81 años después, pues los pronósticos no fueron favorables y su recuperación dependía de un milagro.

La salud del charro se vio comprometida desde el 2002 cuando le detectaron cáncer de próstata pero logró reponerse a esta y otras enfermedades como su tumor en el hígado, la trombosis y las hernias. Sin embargo, en agosto de este año volvió a ser internado porque se cayó en su cuarto y se lastimó las vértebras cervicales.

Desde entonces la salud del charro se hizo delicada y pasó varios meses en cama con poca mejoría. Para finales de agosto Chente se encontraba consciente pero necesitaba ayuda artificial para respirar y comer, en octubre presentó una inflamación en las vías respiratorias y a últimas fechas parecía recuperarse pero de pronto volvió a sufrir una crisis en las vías respiratorias.

Así se retira un grande la música mexicana y todo México llora a quien lo acompañara durante décadas en sus fiestas, en sus ratos de soledad y en sus pantallas. Su familia estuvo con él todos estos meses y sostuvieron la mano de su padre hasta el último momento. Ahora, nos queda el legado musical de Don Vicente Fernández para honrarlo.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.