Modelo brasileña se casó con ella misma y tan solo 90 días después ya está buscando divorciarse

El día de nuestra boda es muy especial, pues juramos amor y fidelidad a nuestra pareja. Además, es una celebración que compartimos con amigos y familiares, quienes se convierten en testigos de este compromiso. Sin embargo, la fiesta de matrimonio de Cris Galêra, una modelo de lencería e influencer brasileña, fue un evento distinto a lo que la mayoría de las mujeres espera, ya que en su boda no hubo novio. Esto no quiere decir que la hayan dejado “vestida y alborotada”, sino que decidió casarse con ella misma en nombre del “amor propio”.

La modelo compartió a través de su cuenta de Instagram un set de fotografías en el que se le veía posando con un atrevido vestido blanco frente a una iglesia católica de São Paulo, Brasil. Cris hizo su propio maquillaje y peinado. Además, quiso destacar sus mejores rasgos con un “escote asesino”. La novia se veía contenta con ramo en mano y luciendo espectacular en su día.

Lo más divertido fue el sentimiento de satisfacción y orgullo de casarme conmigo misma. No me decepcionaré, no traicionaré mi confianza y me amaré a mí misma por encima de todo.

—Cris Galêra

La mujer confesó a New York Post que los problemas en sus relaciones anteriores la alentaron a casarse con ella misma. Cris dijo que los hombres tienen dificultades para ser fieles o quedarse con una sola mujer, por lo que no dudó en organizar un evento en el que se pudiera jurar amor a ella misma.

Cris dijo que a muchos les había encantado su decisión y la encontraron interesante. Además, agregó que aunque algunos creían que estaba bromeando, en realidad se casó con ella misma. Otras mujeres dijeron que harían lo mismo, mientras que “miles de hombres” en Instagram se ofrecieron para casarse con la modelo. Pero ella contestó a todos: Gracias, amigos, pero paso.

Nunca me divorciaré, pero también si aparece un nuevo amor, querré vivir la experiencia. Pondré a la persona en segundo lugar, primero siempre seré yo.

Después de contraer nupcias con su persona, se fue de luna de miel por París y Londres. Sin embargo, según informa el Daily Star, el gusto de estar unida a sus ideales le duró poco, tan solo 90 días, pues conoció a alguien que realmente le movió el tapete y ahora busca “divorciarse” de sí misma para estar con alguien más.

“Fui feliz mientras duró”, dijo después de explicar que comenzó a creer en el amor en el momento que conoció a otra persona especial. A pesar de que muchos señalaron que solo quería llamar la atención, la modelo con más de 185 mil seguidores en Instagram se mantiene firme y dice que le afectan las críticas, ya que dejó de leer comentarios negativos hace mucho tiempo. Por lo menos, ella tiene entendido que en las relaciones se empieza por el amor propio.

¿Qué es la sologamia?

Sologamia es una palabra que no existe, pero es utilizada como término para explicar el matrimonio autónomo. Este se ha hecho popular en los últimos años, impulsando eventos simbólicos en donde, principalmente mujeres, realizan el ritual de una boda “convencional”, es decir, vestido, ramo, anillos, invitados y, lo más importante, votos. Según BBC, aunque no es legal casarse con uno mismo en ninguna parte del mundo, se ha convertido en un negocio para algunas personas.

En el 2000, la artista de performance Gabrielle Penabaz se casó en Nueva York. Eligió cuidadosamente el lugar, las flores y el protocolo de un evento simbólico. Ella lo describió como “la mejor boda de su vida”. Desde entonces se ha dedicado a “oficiar” las ceremonias para otras personas como un acto artístico por el cual cobra. Penabaz afirma haber “casado” a más de 1500 personas.

Los defensores de la sologamia dicen que se trata de amor propio, aceptación y reclamo de la afirmación social normalmente reservada para las parejas que se casan. En un mundo donde el número de personas solteras está en un nivel récord en muchas economías, según la OCDE, estas celebraciones unitarias representan una ventaja para el desarrollo de mercados como planificadores de bodas, fotógrafos, joyeros, entre otros.

La psicóloga Karen Nimmo, de Nueva Zelanda, habla sobre asegurarse de que las otras relaciones sean saludables, pues “si confía demasiado en usted mismo y antepone constantemente sus propias necesidades a las de los demás, es posible que se esté deslizando hacia un territorio narcisista”. A lo que Alexandra Gill, cofundadora de la consultora Marry Yourself Vancouver, agrega, “¿No son todas las bodas blancas tradicionales también narcisistas?”.

Seamos realistas, todas las mujeres crecen con las historias de bodas de cuento de hadas y la cultura de la princesa no va a desaparecer. Pero las ceremonias de matrimonio propio nos permiten reescribir esta narrativa en la que no necesitamos un novio.

—Alexandra Gill, cofundadora de Marry Yourself Vancouver



Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.