Países europeos imponen restricciones a personas no vacunadas

En medio de una nueva ola de contagios del COVID-19, algunos países europeos han impuesto restricciones a personas no vacunadas para hacer frente al alza de casos.

Países como Alemania, Italia, Francia y Austria, cuyos porcentajes de población vacunada son bajos en comparación con otros de la región, decidieron poner en marcha medidas para restringir el libre desplazamiento de personas que voluntariamente renunciaron a ser inoculados.

Esto, mientras la Comisión Europea calificó este lunes de “frágil” la situación epidemiológica de la pandemia en Europa, ante el aumento de nuevos contagios.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó que en Europa, el COVID-19 puede causar medio millón de muertos más hasta principios de febrero si no se toman medidas oportunamente. Ante esta advertencia, algunos países europeos decidieron aumentar la presión con más restricciones a personas no han sido vacunadas.

Austria

A partir de ayer, el país ordenó el confinamiento exclusivo para los cerca de 2 millones de ciudadanos mayores de 12 años que no se han vacunado. Aquellas personas tendrán prohibición de entrar al comercio no esencial, restaurantes, bares, gimnasios, peluquerías y eventos deportivos o culturales.

Además, quienes no estén inmunizados se expondrán a multas que podrían llegar a los 500 euros (450 mil pesos chilenos aproximadamente).

Alemania

El futuro gobierno de Alemania acordó imponer una serie de restricciones para los no vacunados que incluye la exigencia de un certificado de vacunación para subirse a un medio de transporte público.

“La gente que se ha vacunado debe poder seguir participando en la vida pública. Por eso me parece una medida adecuada establecer restricciones de contactos para aquellos que no se han vacunado”, dijo el diputado verde, Oliver Krischner.

En Alemania, un 67,5 % de la población recibió la pauta completa de la vacuna, lo que representa el esquema de vacunación más bajo de Europa occidental.

Italia

Fue el primer país en decretar la obligatoriedad del “pase verde” o certificado COVID para ocupar el transporte público, incluidos los taxis, y la posibilidad de detener los trenes si viajan personas con síntomas del virus.

Además, desde el pasado 15 de octubre, para trabajar en el sector público y privado es obligatorio mostrar este certificado que indica que se ha completado el esquema de vacunación, o un documento que acredite que ya padeció la enfermedad. Solo quedaron fuera de esta medida los trabajadores independientes que trabajan en su domicilio.

Los funcionarios del sector público serán sancionados sin sueldo el quinto día de ausencia por no presentar el pase sanitario, mientras que los privados desde el primer día.

Francia

El Presidente Emmanuel Macron anunció que la tercera dosis de la vacuna será un requisito obligatorio para obtener el certificado COVID para las personas mayores de 65 años. La medida entrará en vigor a partir del 15 de diciembre y supone la obligatoriedad de esa tercera inyección.

En Francia los contagios han subido casi un 50% en una semana y el fin de semana se superó el umbral de 100 casos por cada 100.000 habitantes por primera vez en dos meses.

Son casi 6 millones de franceses que aún no se han vacunado. “Esa cifra, unida al aumento de las hospitalizaciones, es una señal de alerta”, señaló el jefe de Estado. 



Esta publicación aparece primero en El Dinamo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.