Ladrones entraron a robar a una dentista y su paciente era un policía militar… así les fue a los pobres

Cuando uno va al dentista espera lo de siempre: estar con la boca abierta, mientras el especialista hace su chamba y mete diferentes instrumentos para atender nuestra salud bucal. Hay momentos en donde esto se puede tornar bastante turbio, y es que solo escuchar el ruido que hacen las máquinas de dentista provoca que se pongan los pelos de punta. Pero imagínate que en lugar del motor de las máquinas escuches el inicio de un asalto.

Esto le pasó a un paciente en una clínica dental en la región administrativa de Ceilândia-Distrito Federal en Brasil. El sujeto estaba tranquilo en la silla, siendo atendido por una dentista, cuando de pronto un hombre llega abruptamente al consultorio sosteniendo un cuchillo y amenazando con un asalto. La intervención bucal se tuvo que pausar, ya que la odontóloga, presa de la sorpresa, siguió las indicaciones de los asaltantes.

Pronto llegaron al consultorio otras dos mujeres, personal del negocio, conducidas por el grupo de atraco. Todas estaban contra la pared del pequeño lugar de consulta. El paciente, con poco entendimiento de lo que pasaba, aun estaba acostado en la silla. Cuando logró levantarse, mostró sus manos a los asaltantes y se arrodilló en el piso como muestra de sumisión. Uno de los ladrones se acercó a él para intentar quitarle sus pertenencias, pero se llevó una sorpresa.

Cuando el asaltante quiso quitarle lo suyo al paciente, este se resistió y luchó. Los instrumentos del consultorio quedaron a un lado para dar paso a la lucha entre el ladrón armado con un cuchillo y el valiente paciente. Sin embargo, el paciente sacó un arma de fuego de su pantalón, que causó el miedo del ladrón, así como de las otras personas en el cuarto que, sin pensarlo, salieron corriendo de la habitación.

Con uno de los ladrones sometidos, solo faltaba contener al otro que aún deambulaba en las instalaciones. Este, quiso irse en contra del paciente, pero los esfuerzos fueron inútiles, pues también terminó en el piso, ya que este fue sucumbido por un disparo que acertó en su brazo. Los asaltantes no pudieron ni llevarse una paleta de obsequio, pero sí un gran susto, una herida de bala y un plan frustrado por un hombre que traía como protección una pistola.

Después se supo que el hombre con el arma se trataba de un policía militar que respondió con valentía para defender a la dentista y personal de la clínica. El atraco fue registrado por las cámaras de seguridad del consultorio dental. Ambos hombres fueron dispuestos ante la autoridad. El herido fue trasladado al Hospital Regional de Ceilândia, mientras que su compañero fue arrestado en el acto.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *