Sus padres los separaron por “ser de diferente color de piel”; 40 años después se reencontraron y se casaron

Cuando eran unos adolescentes el amor los juntó. Penny Umbers y Mark Bethel, eran una pareja de jóvenes enamorados a finales de la década de los setentas, ella con 16 años y él con 17, se conocieron en el Trent College, una escuela privada de Nottingham. Desde que se vieron, se gustaron y supieron que eran el uno para el otro. Cuando terminaron sus estudios Mark tuvo que regresar a las Bahamas, de donde es originario.

La distancia no detuvo su romance, pues durante el tiempo que estuvieron separados, se enviaron cartas, poemas y pinturas, donde se demostraban lo mucho que se querían. Mark pudo regresar a Inglaterra gracias a una beca para estudiar en la universidad en Londres. Penny, por su parte, asistió a una escuela politécnica cercana para que pudieran estar juntos. Parecía que su relación estaba floreciendo, una relación entre un chico afroamericano y una mujer blanca.

Mark no se esperaba que una tarde, el padre de Penny llegaría a su universidad y lo amenazaría. Él le pidió a Bethel que se olvidara de su hija y terminará la relación. El padre de Penny conocía a altos cargos de la universidad y, en la oficina del subdirector, le dijo a Mark que si no dejaba a su hija perdería la beca con la que estudiaba. Bethel se encontraba entre la espada y la pared.

No tenía mucho poder. Estaba a tres mil millas de casa en un país extranjero. Dependía totalmente de mi beca. Tuve que tomar la decisión más difícil de mi vida y tuve que tomarla de forma aislada. No tenía ningún mecanismo de apoyo, ni amigos ni familiares, no podía explicarle por qué solo quería que terminara. Fue desgarrador. —Mark Bethel.

La vida dio un giro para Penny, porque sin un aviso ni motivo aparente, Mark llegó con ella y le dijo que necesitaban terminar su relación. Umbers quedó devastada, se salió de la universidad e incluso intentó suicidarse. Nunca supo nada más de Mark. Su vida continuó con dos matrimonios fallidos y pensó que el amor estaba perdido para ella, hasta que en 2019 recibió un mensaje que le cambió la vida por completo.

Mark, había terminado la universidad y se desarrolló en el ramo hotelero como gerente de varios complejos. Se casó una vez y terminó divorciado. Había salido con varias mujeres, pero siempre recordaba aquel amor juvenil y cómo se separó de Penny. Por mucho tiempo la intentó buscar. En un mundo de redes sociales tendría que ser más sencillo, pero Penny había cambiado su nombre cuando se casó. Intentó con diferentes perfiles en Facebook hasta que encontró a una mujer que se parecía a ella.

Estaba en un fotografía con un traje negro a las afueras del Castillo de Windsor. Habían pasado 39 años y no estaba seguro si era ella. Tomó el riesgo, no tenía nada que perder. Le envió repetidos mensajes, pero ella no era una usuaria activa de Facebook. Pasaron un par de meses para que la mujer viera el mensaje. “Solo le dije, ‘¿eres esta Penny?’”, mencionó Mark para Birmingham Mail. Ella constató que sí.

Esto sucedió justo antes de que iniciara la pandemia de covid-19. Por lo que en cuanto pudieron viajar, volaron para reencontrarse después de casi 40 años de no verse. Penny viajó a las Bahamas en junio de 2021 y ahí vio a Mark. Ahora tenían 60 y 61 años, pero la pasión y el cariño no se habían oxidado. “Algunas cosas están destinadas a ser, pero en el tiempo de Dios. El punto que conocimos obviamente no era nuestro momento”, externa la pareja.

Umbers pasó tres semanas con Mark antes de regresar a casa. Y cuando volvió a las Bahamas en octubre, Mark le propuso matrimonio al bajarse del avión. Ahora está a punto de dejarlo todo en Bromsgrove para mudarse con Mark. Hicieron un libro juntos con la ayuda de un escritor fantasma en el que narran cómo fue su historia digna de Romeo y Julita, lo titularon Treinta y nueve años en el desierto.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *