“No somos ricos, yo soy rico”; Shaquille O’Neal no dará su fortuna a sus hijos y les enseñará a ganarse la vida

Shaquille O’Neal, es un ejemplo de éxito en el deporte. Sus múltiples campeonatos, su paso por los principales equipos y una consolidada carrera el baloncesto, lo convierte uno de los favoritos en la historia de este deporte. Haber luchado por estar en donde está le costó bastante y ahora, esa forma de vida la enseña a sus hijos con quienes no está dispuesto a compartir su riqueza. “No somos ricos, yo soy rico”, una frase que sus hijos han escuchado mucho.

En una entrevista para el podcast Earn Your Leisure, el basquetbolista expuso cómo cría a sus hijos, pues pretende que no sean como los hijos de otros padres famosos o con dinero, que solo viven a expensas de lo que sus progenitores hagan por ellos. El miembro del Salón de la Fama de la NBA, reveló los estándares que sus hijos deben de respetar para compartir una parte del pastel.

Mis hijos ya son mayores. Están un poco molestos conmigo. No están realmente molestos, pero no entienden. Les digo todo el tiempo que no somos ricos. Yo soy rico. No, tienes que tener una licenciatura o un máster y luego, si quieres invertir en una de tus empresas, tendrías que presentármelo y te lo haré saber. —Shaquille O’Neal

El exjugador, dijo que para él la regla es la educación. Realmente no le importa si practican baloncesto, y quiere ver a sus seis hijos como médicos, con un fondo de inversión, así como un farmacéutico, un abogado. De la misma manera expresó su interés por que alguno de sus descendientes tenga negocios y se encarguen de sus negocios. “Pero les digo que no se lo voy a dar. Tienes que ganártelo”.

Shaq jugó para varios equipos, ganó cuatro campeonatos y fue reconocido con el premio al Jugador más valioso en el año 2000. Además tuvo un gran éxito con su propia línea de tenis y es inversionista de varias empresas. Estos trabajos, premios y reconocimiento hacen que su fortuna se estime en 400 millones de dólares. Pero asegura que no le da a sus hijos ninguna oportunidad de usarlo para avanzar.

Hace unos meses, en una entrevista para New York Post, el deportista retirado aseguró que dejó la vida de celebridad y dijo que no quería que lo llamaran así. “Estas celebridades se están volviendo locas y no quiero ser una. Hoy denuncio a mi celebridad. Ya terminé”, dijo mientras le preguntaban por su nueva campaña con Kellogg’s y el Tigre Toño para el desarrollo deportivo en los niños.

Por lo pronto seguiremos teniendo al mismo Shaq de siempre que, sin importar que sea una celebridad o no, demuestra su lado humano apoyando a diferentes causas sociales, financiado sus restaurantes favoritos, así como ayudar a las personas a seguir sus sueños como él lo hizo. Ya que como en su caso, muchas personas han venido desde abajo, gracias a Boys & Girls Club of America que lo ayudó a mantenerse alejado de las calles y de los problemas.

Vengo de la nada. Pero, solo porque lo logré no significa que sea más grande que tú, más inteligente que tú, solo porque tengo más dinero no significa que sea mejor que tú. Nunca he sido así y nunca seré así. Entonces no quiero estar en esa categoría de personas. —Shaquille O’Neal.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.