¡Presta atención! Médicos encuentran un raro padecimiento post covid-19: el “síndrome del ano inquieto”

Sabemos que padecer covid-19 representa un grave riesgo para la salud en el momento en el que se está luchando contra la enfermedad, pero también después porque en muchos casos se han encontrado secuelas que deja el virus. Si todavía no se sabe todo sobre el SARS-CoV-2, virus causante de la enfermedad, tampoco se conoce totalmente los efectos que puede dejar y ahora se ha encontrado un extraño síndrome que puede estar relacionado.

Médicos en Japón encontraron una rara condición en un paciente que se recupera del covid-19. Esta afección es denominada “síndrome del ano inquieto” y aunque para muchos, este puede ser un nombre gracioso, la realidad es que es una afección complicada que pudiera afectar a más pacientes recuperados del virus. A continuación te explicamos de qué se trata.

De acuerdo a la revista BMC Infectious Diseases, en Japón se registró el caso de un hombre de 77 años, quien poco antes padeció de covid-19, aunque sin presentar síntomas graves. Durante la enfermedad tenía insomnio y ansiedad, relacionada con el miedo de haberse contagiado, pero el problema más grave se presentó justo después de ser dado de alta.

Este paciente empezó a sentir fuertes dolores en la zona anal cuando intentaba dormir o reposar y se calmaban cuando estaba en movimiento y hacía ejercicio. Luego de realizarle una colonoscopia, los médicos encontraron hemorroides internas y el diagnóstico fue que padece de síndrome de ano inquieto.

Otro de los síntomas era la necesidad de ir contantemente al baño a evacuar los intestinos, lo que también generaba fuertes molestias. Esto ocurrió después de 21 días de haber estado internado por el covid-19 y los médicos suponen que se trata de un efecto de la enfermedad. Aunque parece algo raro, una de cada diez personas pueden padecer una condición similar después de una afección médica.

Este síndrome afecta al sistema nervioso. Además, puede presentarse en brazos, piernas, cara y pecho, originando tanto ansiedad como dolor, que solo se calman cuando la persona gatea o se arrastra, lo que obviamente es algo muy molesto. Las pruebas realizadas al paciente no revelaron algún daño en los tendones de la zona anal, y de ahí se basaron para indicarle un tratamiento.

El paciente fue tratado con clonazepam, medicamento que se usa de forma regular en casos de ansiedad , crisis de pánico y trastornos convulsivos, lo que funcionó y a los pocos días, los síntomas fueron controlados. En otros casos se recomienda aumentar la actividad, como salir a caminar o hacer ejercicio, pues esto también funciona para aliviar el dolor y poco a poco volver a la normalidad.

Después de este caso, los médicos recomiendan tener una vigilancia más prolongada de quienes han padecido covid-19 aunque sus síntomas no hayan sido graves, para encontrar relación entre el virus y una serie de síntomas que se pueden presentar después. Con este caso queda claro que todavía no conocemos todo lo que hay que saber sobre esta enfermedad y las secuelas que deja.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.