El Newcastle tiene nuevos dueños árabes y se vuelve el club de futbol más rico del mundo

Los aficionados del Newcastle se encuentran brincando de alegría, pues se concretó la tan ansiada compra del club por parte de una de las entidades financieras más poderosas del mundo: la PIF (Fondo de Inversiones públicas) de Arabia Saudita.

El nuevo equipo del jugador mexicano Santiago Muñoz acaba de ser adquirido por un fondo que tiene 11 veces más capital que los grandes consorcios detrás de equipos como el Manchester City o el PSG. Por ello se espera que el equipo pueda convertirse en una potencia, al contrario de su actual mal paso por la liga.

La compra se estuvo llevando a cabo desde el año pasado, pero algunos problemas legales frenaron el trato y hasta hoy se pudo concretar la venta del club por parte de Mike Ashley, antiguo dueño que duró 14 años en posesión del equipo de Newcastle.

Los aficionados salieron a celebrar efusivamente la transacción de su equipo a las plazas y esperan que en enero, cuando se abre la temporada de fichajes, Newcastle pueda armarse de buena manera. Sin embargo, no todo es felicidad, pues aunque la PIF es una entidad independiente del gobierno de Arabia Saudita, es dirigida por el príncipe heredero Mohammed bin Salman, quien a ojos de organizaciones internacionales ha cometido graves violaciones a los derechos humanos. Por ejemplo, el asesinato del periodista estadounidense y disidente Jamal Khashoggi.

La compra se efectuó en más de 400 millones de dólares. El 80 por ciento del club le pertenecerá al consorcio liderado por bin Salman y Yasir Al-Rumayyan, mientras que el otro 20 por ciento lo adquirirán Amanda Staveley (de PCP Capital Partners) y los hermanos Reuben. De esta forma el New Castle será el equipo más poderoso, pues el PIF está valuado en 320 billones de dólares. La diferencia del poder adquisitivo a otros clubes es enorme, solo basta con ver la gráfica.

Sin embargo, la directora general de Amnistía en el Reino Unido pidió a la Premier League de Inglaterra que reforzara sus criterios para permitir la compra de sus clubes.

Con Mohamed bin Salmán, la situación de los derechos humanos en Arabia Saudita sigue siendo desastrosa: los críticos con el gobierno, los activistas por los derechos de las mujeres, los activistas chiitas y los defensores de los derechos humanos siguen siendo acosados y encarcelados, a menudo tras juicios manifiestamente injustos.

Esto también nos recuerda a la polémica generada por los dueños qataríes del PSG en cuanto a su participación en la financiación armamentista de los extremistas islámicos como El talibán. Además, el PIF ha sido señalada como una de las entidades más opacas del mundo financiero. Todo esto ocurre, claro, en la antesala del mundial de Qatar 2022.

Esta publicación aparece primero en La Guia Del Varon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.