Pablo Iglesias abandona la política tras derrota de Unidas Podemos en Madrid

El ex vicepresidente del gobierno español, Pablo Iglesias, anunció este martes que abandonará la actividad política, tras el fracaso de la alianza de izquierda Unidas Podemos (UP) en las elecciones de la Comunidad de Madrid.

El político, que por varios años fue referente de la izquierda española y que en Chile fue seguido por figuras ligadas al Frente Amplio como los diputados Giorgio Jackson (RD) y Gabriel Boric (CS), señaló que no tomaría ningún cargo público de ahora en adelante.

“Me he convertido en el chivo expiatorio que moviliza los efectos más contrarios a la democracia. Estos resultados lo dejan claro, yo no soy una figura que pueda contribuir a mejorar nuestro peso electoral”, expresó Iglesias en un discurso emitido tras los comicios.

Unidas Podemos -colectividad que gobierna España en conjunto con el Partido Socialista Obrero Español (PSOE)- obtuvo solo el 7% de los votos con 10 escaños para la asamblea madrileña, siendo ampliamente superado por el derechista Partido Popular (PP), que consiguió el 44% con 65 escaños.

El rendimiento de la agrupación de izquierda -que nació desde la fusión de Podemos con Izquierda Unida- fue tan magro que fueron superados por el partido de extrema derecha Vox, que con su 7% de votos y 13 escaños podrá facilitar la continuidad del gobierno de Isabel Díaz Ayuso (PP).

Pablo Iglesias entró de lleno en la política en 2014, cuando formó el partido Podemos, colectividad que intentó separarse de la izquierda tradicional y representar las masivas protestas de los “indignados” de 2011. En las elecciones generales de 2015 sorprendió al rozar el segundo lugar y casi superar al PSOE.

Su gran salto al poder lo dio en enero de 2020, cuando fue nombrado vicepresidente segundo del gobierno liderado por el socialista Pedro Sánchez. Desde ahí intentó empujar las políticas sociales impulsadas por su movimiento, recibiendo las críticas constantes de la oposición.

Su figura fue controversial incluso dentro de su partido, ya que algunas figuras lo acusaron de tener un liderazgo absoluto. Una de las disputas más intensas por el poder al interior de Podemos la mantuvo con Íñigo Errejón, actual líder de Más Madrid, colectividad que ahora logró quedarse con el segundo lugar de las elecciones.