El crudo prontuario de los imputados por el crimen de Emilio Jara

El Ministerio Público le imputó a Gerald Repetto (27) y Rubén Soto (18) el homicidio y violación de Emilio Jara (12), adolescente que desapareció la tarde del jueves tras sacar a pasear a sus perros en Longaví, y cuyo cuerpo fue encontrado al día siguiente.

Tras ampliarse la formalización -para recabar más datos- se conocieron nuevos antecedentes de los dos únicos detenidos por este hecho, a quienes la fiscalía les imputará el delito de violación y homicidio.

Ambos detenidos, quienes eran pareja, habían llegado hace unos meses a la zona provenientes de la Región de O’Higgins, con la intención de alejarse de su pasado. Sin embargo, el mayor es quien registra graves antecedentes policiales.

En 2004, Repetto abandonó la educación básica, luego de reprobar el 3° básico y recién en 2018 retomó sus estudios por la necesidad de tener aprobado, al menos, el nivel primario para conseguir trabajo.

Sin embargo, en ese periodo de tiempo, protagonizó diversos hechos de violencia.

Respecto de esto, durante el fin de semana, se especuló que uno de los imputados por el crimen de Emilio Lara cargaba con un homicidio en su historial. Y, efectivamente, era así. El 10 de noviembre de 2009, cuando tenía 16 años, Gerald Repetto tomó una escopeta que estaba colgada en su casa y asesinó a Pedro Oteiza Cornejo, su padrastro.

De acuerdo a la sentencia, el acusado se enfrascó en una discusión con la pareja de su madre, quien le rompió un celular y abandonó la pieza en la que se pelearon. Mientras el hombre se alejaba de ese sector de la casa, Repetto sacó una escopeta Baikal, doble cañón, que estaba colgada en el living de su casa y le disparó por la espalda.

De acuerdo a la causa de muerte, se estableció que el hombre falleció producto de una “anemia aguda debido a un trauma torácico, lesiones recientes, vitales y necesariamente mortales”.

Por este delito, Gerald Repetto fue condenado por homicidio simple a tres años de libertad asistida.

En el año 2017 volvió a tener líos con la justicia, específicamente, el 18 de mayo, luego de un incidente con su abuelo materno. ¿Qué pasó? Aquel día, el hombre, de 63 años, le solicitó ayuda para guardar unas mesas y sillas que se encontraban bajo la lluvia, pero Repetto se negó a ayudarlo.

Producto de lo anterior, el adulto mayor empezó a guardarlas con lentitud y, de acuerdo a lo que señala la formalización alojada en el sitio del Poder Judicial, Repetto se acercó por la espalda y, aparentemente, lo golpeó con un martillo.

Mientras que Rubén Soto, el otro imputado por el crimen de Emilio Jara, tiene causas por escaparse en dos oportunidades del Cread Pudahuel, del Servicio Nacional de Menores, cuando tenía 16 años.

Sin embargo, el caso más grave que registra es la violación contra un joven de 14 años. Por este delito, siendo menor de edad, el Tribunal de Graneros lo condenó el 10 de marzo de 2020 a una pena mixta de 1 año en régimen semicerrado y 2 años de libertad asistida especial.