Protestas en Colombia contra la reforma tributaria dejan dos muertos y decenas de heridos

Colombia vive intensos días en las calles debido a las manifestaciones contra la reforma tributaria presentada por el Gobierno de Iván Duque.

Las protestas de esta semana han dejado a su paso dos muertos, 40 detenidos y 42 policías heridos, así como cuantiosos daños materiales, según han indicado medios locales.

Los episodios más tensos se han vivido en Cali, al suroeste de Colombia, donde el grupo de indígenas Misak derribó la estatua del fundador de la ciudad, el conquistador español Sebastián de Belalcázar.

El alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, destacó el “derecho a manifestarse contra políticas del Gobierno nacional”, pero lamentó que mientras unos protestaban “otras personas de manera premeditada, irresponsable y criminal (…) actuaron para vandalizar la amada Cali”.

Según la autoridad, los “vándalos se dividieron la ciudad en diferentes áreas” y actuaron en el oriente “donde desafortunadamente una persona murió en hechos no esclarecidos vinculados con la manifestación”.

Las manifestaciones han centrado sus reclamos en que la reforma fiscal afecta a los más pobres, porque sube los impuestos a productos básicos de la canasta familiar.

También se suma el progresivo aumento del impuesto a la renta a quienes tienen un sueldo desde los 660 dólares y que puede afectar a la clase media, que ha sido uno de los grupos más golpeados económicamente por la pandemia.

En medios de las protestas, el gobierno de Iván Duque anunció que está dispuesto a modificar a través del Congreso el proyecto de reforma tributaria que además de los sindicatos y las organizaciones sociales enfrenta el rechazo de la mayoría de los partidos políticos.