Vacunas de Pfizer y Moderna previnieron 94% de las hospitalizaciones de adultos mayores en Estados Unidos

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por su sigla en inglés) de Estados Unidos entregó los resultados de los estudios de efectividad de las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer y Moderna, las que lograron buenos resultados especialmente en adultos mayores.

Según lo publicado por NBC, el organismo regulador determinó que las fórmulas, que están desarrolladas bajo la novedosa tecnología del ARNm, previenen en un 94% la posibilidad de que adultos mayores desde los 65 años sean hospitalizados por un cuadro grave de coronavirus.

El análisis también puntualizó que estas vacunas de dos dosis tienen una efectividad del 64% para prevenir hospitalizaciones en los ancianos que recibieron solo una inyección.

El estudio de la agencia estadounidense se realizó sobre la base de 417 adultos hospitalizados en 14 estados del país entre enero y marzo de 2021.

“Esta evaluación en múltiples sitios y en condiciones del mundo real sugiere que la vacunación proporcionó protección contra la hospitalización asociada con COVID-19 entre adultos de 65 años o más”, precisaron los CDC.

En cuanto a los beneficios de las vacunas Pfizer y Moderna, los expertos aseguraron que estos datos confirman lo detectado por los hospitales de todo el país, que observaron una caída en los ingresos de ancianos una vez que se comenzaron a aplicar las primeras dosis.

Estados Unidos centró su plan de inmunización en estas dos fórmulas, agregando durante marzo la vacuna desarrollada por la farmacéutica Johnson & Johnson, la que está elaborada bajo la tecnología de vector viral de adenovirus y requiere de una sola dosis para otorgar protección.