Brasil rechazó el uso de la vacuna Sputnik V

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), ente regulador de Brasil, rechazó la importación en carácter de emergencia de la vacuna Sputnik V, al considerar que el pedido para su uso carece de la documentación que fue exigida a otros cinco inmunizantes.

“Jamás permitiremos que millones de brasileños sean expuestos a productos sin la debida comprobación de calidad, seguridad y eficacia o, mínimamente, frente a la grave situación que atravesamos, que haya una relación favorable entre riesgo y beneficio”, afirmó el presidente de ese organismo, Antonio Barra Torres.

Según indicó la institución a través de un comunicado, los cinco directores de la Anvisa siguieron la recomendación del área técnica del organismo y de manera unánime rechazaron el uso de la vacuna en Brasil al identificar diversas “incertidumbres” en relación a la seguridad y eficacia de Sputnik V.

La decisión fue condenada por el productor de Sputnik V al sostener que la prohibición tiene un trasfondo “político” más que científico y sanitario.

“Los retrasos de Anvisa en la aprobación de Sputnik V son lamentablemente de orden político y no tienen nada que ver con el acceso a la información o con aspectos científicos”, señalaron en sus redes sociales.

En la publicación citaron que “el Ministerio de Salud de Estados Unidos, en su informe anual de 2020 hace varios meses, declaró públicamente que el agregado sanitario de Estados Unidos ‘había convencido a Brasil de rechazar la vacuna rusa’”.

También señalaron que en marzo pasado envió a Anvisa un informe con los resultados de las pruebas realizadas, agregando que la vacuna Sputnik V es utilizada México, Argentina, Venezuela y otros países, y que fue aprobada por 61 naciones.