Paris por uso de antivirales en hospitales: “Fueron aceptados para estudios científicos”

El ministro de Salud, Enrique Paris, aseguró que el uso de medicamentos antivirales contra el COVID-19 son parte de estudios científicos controlados, los que deben someterse a “estrictas normas” de seguridad para los pacientes.

La autoridad abordó el tema luego que el Instituto de Salud Pública (ISP) autorizara el suministro de Fabiflu en las clínicas Bicentenario e Indisa y en los hospitales Fach y Eloísa Díaz. El hecho fue celebrado por el alcalde de Recoleta, Daniel Jadue (PC), quien ha defendido la entrega del Avifavir -un medicamento similar- como tratamiento contra el coronavirus.

“Con respecto al uso de los antivirales, obviamente son medicamentos que fueron aceptados por el ISP como parte de estudios científicos”, expresó el ministro.

El secretario de Estado añadió que “si esas clínicas se someten o someten a los pacientes a los tratamientos, tienen que ser bajo estrictas normas de seguridad, cumplimiento de normas éticas, cumplimiento de protocolos, cada protocolo debe estar dirigido por un médico responsable, y los pacientes también tienen que aceptar la recepción de este medicamento”.

“Nosotros esperamos obviamente los resultados, porque para comunicar la efectividad de un medicamento o de un nuevo tratamiento se hacen estudios científicos. Y en ese sentido, si el medicamento funciona bien y tiene buenos resultados obviamente que se sumará al arsenal terapéutico en contra del coronavirus”, expresó.

El Fabiflu es producido por el laboratorio indio Glenmark, está basado en el favipiravir, un antiviral usado para la influenza H1N1. Un grupo de médicos de la Universidad de Chile y la Universidad SEK, encabezados por Haroldo Mix, solicitó autorización para probar su uso en el país en octubre de 2020.

El uso de este fármaco fue celebrado por Jadue, quien aseguró que con esto se avalaba la entrega de Avifavir en su comuna. Sus dichos fueron rebatidos por la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, quien planteó que la evidencia sobre la efectividad de este tipo de antivirales contra el COVID-19 aún es “pobre”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha revisado diversos tratamientos para enfrentar la pandemia, descartando a varios como la hidroxicloroquina. Otros fármacos, como la ivermectina, fueron permitidos solo para ensayos clínicos y no para la entrega directa a pacientes contagiados.

Hasta el momento, el único fármaco avalado por la OMS es un esteroide llamado dexametasona, que mostró positivos resultados en los casos más graves de la enfermedad, y que tiene un bajo costo que permite su distribución global.