Dónde y con qué intensidad aumentaron los campamentos durante la pandemia

El desalojo de una toma en Renca en la ladera del principal cerro de la comuna visibilizaron el gran surgimiento de tomas y campamentos que, de acuerdo a especialistas, aumentó considerablemente con el estallido social y posterior pandemia del COVID-19.

Así, por ejemplo, lo demuestra un análisis desarrollado por el Centro de Estudios Socioterritoriales (CES) de Techo Chile y Fundación Vivienda en base a los datos recopilados por ambas organizaciones durante todo el 2020 y 2021.

En entrevista con EL DÍNAMO, la directora del CES, Pía Palacios, abordó la magnitud del déficit habitacional y proliferación de campamentos en nuestro país.

Antes del catastro actualizado del Techo y Fundación Vivienda, las últimas cifras del Ministerio de Vivienda y Urbanismo del 2019 indicaron que los campamentos aumentaron cerca de un 22% en los últimos 10 años, pasaron de 600 a 800 en una década. Mientras que las familias domiciliadas en estos asentamientos ilegales incrementaron desde las 27 mil a 47 mil -20 mil más- en el mismo periodo de tiempo.

Eso hasta 2019, porque de acuerdo a las cifras actualizadas que entregó Techo Chile en base a todo el 2020 y 2021, las familias en campamentos llegaron a las 81.643. Esto implica un aumento superior a las 34 mil, es decir, más que durante toda la última década.

“Constatamos que existe un aumento explosivo del número de campamentos, pero muchísimo más, en la cantidad de familias que allí viven. Durante el 2020 y 2021 se sumaron a las 47 mil familias otras 34 mil, con un total superior a los 81 mil hogares“, explicó.

Las regiones y comunas con más campamentos en pandemia

La directora del CES explicó que, si bien, el aumento de campamentos y tomas irregulares afecta a “todo el país”, la situación se concentra principalmente en las grandes ciudades, donde la población accede a bienes, servicios y equipamientos necesarios para el normal desarrollo de sus vida.

“Hay ciertos lugares donde el aumento es mayor, así lo vemos, por ejemplo, en la Región Metropolitana, donde aumentó mucho la cantidad de campamentos. También la Región de Valparaíso, con la comuna del mismo nombre y en San Antonio. En general, vimos un aumento en las zonas centro y norte del país”, contó.

En detalle, 23.843 familias viven en campamentos de la Región de Valparaíso, 19.444 en la Metropolitana, 8.458 en Tarapacá, 7.298 en Antofagasta y 6.957 en la del Biobío.

Fuente: Centro de Estudios Techo Chile.

Los campamentos en la capital

En relación a la Región Metropolitana, Iván Poduje, urbanista y experto en temas habitacionales, desarrolló un estudio junto a su consultora Atisba, donde revelaron que entre 2017 y 2020 proliferaron 33 nuevos campamentos en la capital.

Con estos nuevos asentamientos la superficie de campamentos durante 2020 aumentó en 179 hectáreas, es decir, en un 149% respecto al 2017.

La consultora también descubrió que las comunas más afectadas por el aumento durante la pandemia fueron Lampa, Cerrillos y Puente Alto.

De acuerdo a la medición, la situación más compleja está en Lampa porque por si sola tiene el 43% del total de campamentos en la Región Metropolitana con 5.124 familias, el equivalente a todos los habitantes de campamentos que tenía la Región Metropolitana en 2017.

“Es arriesgado porque Lampa es una comuna pequeña, sin servicios y fuera del área de operación del Transantiago. Además varios campamentos se emplazan al costado de ríos y esteros no canalizados, lo que supone riesgos para sus residentes. Lo mismo ocurre con campamentos localizados en Maipú, La Florida o Puente Alto”, alertaron desde Atisba.