Contraloría ordena sumario en La Pintana por no informar 122 casos positivos de COVID-19

La Contraloría General de la República dio a conocer una serie de irregularidades cometidas al interior del Departamento de Salud de la Municipalidad de La Pintana, donde no se informaron 122 casos positivos de COVID-19 al sistema Epivigila del Ministerio de Salud, por lo que se decretó el inicio de un sumario administrativo.

Según el documento al que accedió EL DÍNAMO, del total de 10.514 personas incluidas en la base de datos de exámenes COVID-19 del Departamento de Salud, la Contraloría detectó que 550 no fueron notificadas al sistema Epivigila. De ese subconjunto, “122 presentaban resultado positivo de test PCR”.

La investigación se inició tras una denuncia de la concejala Scarlet Rohten (PS), la que también arrojó que el municipio capitalino no registró el lugar de aislamiento de los casos confirmados con test PCR en la comuna y que los trabajadores de la salud no emitieron evaluaciones sanitarias exigidas por los protocolos de la Subsecretaría de Salud Pública.

Por otra parte, se encontraron fallas en el protocolo de búsqueda activa y deficiencias en la toma de los exámenes PCR, tal como lo establece el Minsal en su resolución exenta Nº420.

Por tal motivo, Contraloría pidió al municipio de La Pintana “incorporar un sumario administrativo, a fin de determinar las eventuales responsabilidades administrativas que pudieran asistirle a los funcionarios involucrados en las situaciones objetadas”. Para responder a las inquietudes del organismo, tendrán un plazo de 60 días, es decir, hasta el próximo 15 de mayo.

Departamento de Salud niega no haber notificado casos positivos

Al ser consultados por EL DÍNAMO, la jefa del Departamento de Salud de La Pintana, Ariela Espinoza, explicó que actualmente están revisando las bases de datos que señala Contraloría en el informe para así dar una respuesta formal al sumario administrativo en curso.

Lo que sí está claro para la trabajadora de la salud es que “no es real que 122 personas contagiadas circularon libremente”, ya que “estas fueron notificadas de su enfermedad y el registro está en sus fichas electrónicas”.

Según Espinoza, las dudas de Contraloría se originaron porque en el periodo que abarca la investigación -entre el 4 de junio y el 31 de julio del 2020-, “se dieron varios procesos con los equipos de trabajo para generar condiciones adecuadas donde todos los centros de salud pudieran registrar sus casos de la misma forma”.

“En ese escenario se da que hubo una falta de registro en el Epivigila, no así en la Ficha Clínica Electrónica de Rayen, que es el instrumento normativo que tenemos como atención primaria para acreditar nuestras atenciones. Ahí sí se da cuenta que el 100% de esos casos que fueron atendidos por la red de salud, notificados, recibieron seguimiento y asistencia social disponible para los diagnosticados con COVID-19″, explicó Espinoza.

La jefa del Departamento de Salud también detalló que durante el período investigado por Contraloría no se tomó cuenta los lugares donde los pacientes positivos pasarían su aislamiento porque “en el Epivigila no existía en ese momento el apartado donde el funcionario pudiese marcar en qué lugar se iba a realizar el proceso”.