COVID-19: internados en UCI menores de 39 años superaron a los mayores de 70

La segunda ola de la pandemia de COVID-19 llegó de la mano de un cambio en el perfil de los pacientes internados en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), ya que las personas menores de 39 años superan a los mayores de 70.

Según lo publicado por El Mercurio, los ingresos hospitalarios de los jóvenes aumentaron 292% en los últimos dos meses, pasando de 115 a 451. Por otro lado, los internados más longevos -quienes fueron las principales víctimas del virus durante el año pasado- pasaron de 452 a 362, un 20% menos.

En otros rangos de edades, los pacientes de entre 40 y 49 años aumentaron un 320% en los últimos dos meses, mientras que los de 50 a 59 incrementaron un 183%.

Los expertos tienen diversas teorías sobre el incremento de internados UCI menores de 39 años. Jeannete Dabanch, infectóloga del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, planteó que la baja percepción de riesgo de los más jóvenes hizo que estuvieran más expuestos al contagio.

“La pérdida de la percepción de riesgo, la vuelta al trabajo presencial luego del verano, una menor adherencia a las medidas de precaución y la circulación de nuevas variantes más agresivas son algunos de los factores que pueden explicar el incremento entre los más jóvenes. La percepción de riesgo de ellos también es menor, porque hemos dado el mensaje de que los adultos mayores son los que enferman gravemente”, expresó.

El ex ministro de Salud Jaime Mañalich también señaló que la vacunación temprana en los adultos mayores estaría influyendo en el cambio del perfil de los hospitalizados. “Si no hubiéramos tenido la vacunación, yo creo que la situación de mortalidad por esta segunda ola habría sido francamente aún mucho más grave”, señaló.

En ese sentido, el ex secretario de Estado explicó que “lo que pasa con los pacientes más jóvenes es que, a pesar de que pueden llegar a UCI, fallecen menos que los adultos mayores”.

Desde el Colegio Médico, su secretario técnico, Cristóbal Cuadrado, señaló que el efecto de la vacuna se está viendo en la cantidad de internados, considerando que los mayores comenzaron su proceso de inoculación entre febrero y marzo.

“Uno esperaría que en la medida que comienza a avanzar el tiempo, los grupos de menor edad también empiezan a mostrar una disminución en los pacientes UCI que están siendo ingresados”, afirmó.