Caso Tomás Bravo: fiscalía informa que aún no hay fecha ni causa de muerte

La Fiscalía Regional del Biobío entregó a los padres de Tomás Bravo los avances de la investigación por el crimen del menor de edad, quien desapareció el 17 de febrero pasado tras acompañar a su tío abuelo a buscar unas vacas.

Tras el encuentro, los abogados que representan a Moisés Bravo, padre del niño, afirmaron que aún se desconoce la causa y data de muerte. Además, señalaron que el cuerpo del pequeño será entregado el próximo 23 de abril.

No hay informe final de autopsia”, señaló el abogado de la Fundación Amparo y Justicia Alejandro Espinoza, quien insistió que “no hemos tenido acceso a los exámenes, van a estar disponibles en los próximos minutos”.

En tanto, Cristián Echaiz, defensor de la familia paterna, indicó que hay, al menos, cinco pericias pendientes del Servicio Médico Legal más las de Labocar.

Es por ello que, Pedro Díaz, abogado de Estefanía Gutiérrez, madre de Tomás, aseveró que es muy pronto para entregar una causa de muerte por la cantidad de pruebas que faltan.

“No hay ningún resultado tendiente a poder establecer ningún perfil genético, ni ningún resultado de examen ADN”, indicó en relación a fijar un eventual responsable de la muerte.

La desaparición de Tomás Bravo

Cerca de las 19:30 horas del pasado 17 de febrero, el pequeño Tomás Bravo salió junto a su tío abuelo, Jorge Escobar, a buscar unos animales a un campo cercano. De acuerdo al relato de Estefanía Gutiérrez, el niño quería acompañarlo y ella le cambió ropa antes de salir.

Al llegar al lugar en el que se encontraban las vacas, Escobar notó que una de ellas se había escapado, por lo que dejó al niño en el lugar mientras iba a buscar al vacuno. A su regreso, el niño no estaba.

De inmediato, comenzó una exhaustiva búsqueda que duró nueve días hasta que el cuerpo de Tomás Bravo fue hallado en una zanja del río Paqui, según lo confirmó la propia Fiscalía del Biobío y la Policía de Investigaciones.

Tras el hallazgo del cuerpo, el fiscal José Ortiz emitió una orden de detención contra Jorge Escobar, pero en la audiencia de formalización el tribunal determinó que las pruebas presentadas por el Ministerio Público no eran suficientes para inculparlo.

La fiscalía mantuvo su postura y apeló la decisión. Sin embargo, la Corte de Apelaciones le dio la razón al Juzgado de Garantía y el tío abuelo de Tomás quedó libre, sin ninguna medida cautelar.