Biden anuncia que retirará tropas de Afganistán tras 20 años de guerra

Este miércoles el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, confirmó que retirará a todas las tropas estadounidenses que se encuentren en Afganistán con fecha límite el 11 de septiembre de 2021.

Llegó el momento de “terminar la guerra más larga de Estados Unidos”, indicó el Mandatario demócrata desde la Casa Blanca.

“Vamos a seguir apoyando al gobierno afgano”, pero “no vamos a seguir involucrados militarmente en Afganistán”, agregó Biden.

“Es hora de poner fin a la guerra más larga de Estados Unidos. Es hora de que las tropas estadounidenses regresen a casa”, ha dicho Biden en un discurso en la Casa Blanca, en el que ha matizado que dicha salida se hará sin apresurarse y sí “de manera responsable” y “en coordinación” con los aliados.

[embedded content]

Los países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) también acordaron iniciar la retirada de sus tropas de Afganistán el 1 de mayo de este año.

El anuncio lo realizó el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, durante una conferencia de prensa posterior a una reunión virtual de ministros de Exteriores y Defensa de la OTAN.

“Trabajaremos muy estrechamente, en las próximas semanas y meses, en una retirada segura, planificada y coordinada de nuestras fuerzas de Afganistán”, dijo Stoltenberg.

Los aliados “reconocen que no hay una solución militar a los desafíos que enfrenta Afganistán” y por ello “han determinado que comenzaremos la retirada las tropas de la Misión Resolute Force el 1 de mayo”, indicó.

Además, advirtieron que “cualquier ataque de los talibanes a las tropas aliadas durante esta retirada será enfrentada con fuerza”.

Tras casi 20 años de guerra, los soldados de la OTAN volverán a casa, siguiendo la retirada fijada por Washington para el próximo 11 de septiembre.

Los secretarios estadounidenses de Estado y Defensa, respectivamente Antony Blinken y Lloyd Austin, también estuvieron presentes en la reunión telemática en la sede de la OTAN en Bruselas.

“Entrar juntos, adaptarse juntos, salir juntos” fue la estrategia “desde el inicio”, explicó el jefe de la diplomacia estadounidense.