Argentina investiga posible variante de COVID-19 de Buenos Aires

Científicos de Argentina iniciaron las investigaciones para determinar la posible existencia de una variante del COVID-19 en la ciudad de Buenos Aires, zona que ha experimentado una fuerte alza en los contagios durante la última semana.

Según lo publicado por Infobae, el Instituto ANLIS/ Malbrán -dependiente del Ministerio de Salud trasandino- “está estudiando la posibilidad de que unas mutaciones sean locales”, aunque se precisó que el análisis aún no está terminado.

Consorcio Proyecto País, otra entidad gubernamental a cargo de la investigación científica, señaló que “hasta el momento no se ha detectado (una variante) dentro de nuestra vigilancia genómica”, aunque detalló que se está mirando con atención un aumento en la frecuencia de la mutación s_L452Q.

“Es una mutación que estamos encontrando en la secuencia que analizamos de la proteína Spike del coronavirus. Aumenta su frecuencia en muestras de pacientes de Ciudad de Buenos Aires y provincia de Buenos Aires. Estamos en un proceso de estudio de genomas completos para poder caracterizar bien la mutación y evaluar si tiene alguna importancia”, declaró la investigadora Mariana Viegas.

La experta añadió que “la mutación s_L452Q aumentó su frecuencia durante las últimas semanas. Se detectó en el 28% de las muestras de la ciudad de Buenos Aires y en el 58% de las muestras que analizamos de provincia de Buenos Aires. Esos datos aún no implican que sean la prueba de una variante local”.

Aunque los resultados de las investigaciones aún están pendientes, varios expertos argentinos han afirmado que la ciudad de Buenos Aires tiene las características para generar una variante local. De todas maneras pidieron realizar los análisis genómicos correspondientes para determinar su existencia o posible impacto en la pandemia.

Durante este miércoles el país vecino sumó 25.157 casos nuevos de COVID-19, un poco menos del récord marcado ayer, cuando se alcanzaron 27.001 contagios. En la jornada se sumaron 368 fallecidos, con lo que se completaron las 58.542 víctimas a lo largo de la pandemia.