Consejero de Tacna se encadena a Consulado de Chile y exige donación de vacunas

Rubenese Lizana es el nombre del consejero regional de Tacna en Perú que se encadenó a las rejas del Consulado de Chile en esa ciudad vecina, para pedir desesperadamente al Gobierno de Francisco Sagasti y a la administración de Sebastián Piñera la donación de vacunas contra el COVID-19.

La autoridad peruana, quien fue electa en marzo pasado como consejero regional, se amarró a la sede consular chilena porque, según expresó, el proceso de inoculación en Tacna ha avanzado más lento que el de Arica y hasta el momento sólo se vacunaron a los miembros de los equipos de salud.

Según dijo, la donación de vacunas por parte del Gobierno chileno no sólo beneficiaría a los peruanos de Tacna, sino que también, a los chilenos de Arica, con la reactivación del comercio entre ambas ciudades fronterizas.

“Tacna y Arica son ciudades hermanas que trabajan comercialmente. De 8 mil a 15 mil personas transitaban hacia nuestra ciudad para dinamizar la economía”, explicó.

Lizana pide sumarse a su protesta

Junto con amarrarse a la sede consular chilena, Rubenese Lizana, pidió a otras autoridades locales y a los habitantes de Tacna sumarse a su protesta.

Primero, el consejero regional pidió al gobernador de la zona sur del Perú, Juan Tonconi, que “haga las gestiones necesarias, si es posible encadenarse al Palacio de Gobierno, molestar al presidente Sagasti para que pueda enviar de manera inmediata las vacunas que van a llegar”.

Luego, realizó un segundo llamado donde solicitó a los habitantes de Tacna que “se puedan sumar” a su particular manifestación en el consulado chileno.

“Hago un llamado a la señora que sólo levanta la bandera, este es el momento para levantarnos. Tienen que pedir a las autoridades que se pongan los pantalones, porque hasta ahora no tenemos vacunas”, clamó Lizana.