18-O: General Director de Carabineros descartó ataque sistemático contra población

El General Director de Carabineros, Ricardo Yáñez, entregó su versión ante la Fiscalía Regional de Valparaíso sobre la crisis social vivida en Chile en 2019 y 2020, oportunidad en que descartó un ataque sistemático contra la población durante el denominado estallido social.

Según revela Emol el general, que en la época se desempeñaba como Director Nacional de Orden y Seguridad, detalló la actuación a nivel operativo y las primeras reacciones de Carabineros ante el estallido social.

“Evidentemente se reunió el alto mando. El general director (Mario Rozas) convocó a la plana mayor, como instancia asesora. Sesionábamos a diario los primeros días del estallido social, luego se fueron espaciando en el tiempo las convocatorias”, explicó en un inicio, según el registro del interrogatorio.

Además se refirió al fenómeno de los lesionados oculares, que se fue conociendo con el transcurso de los días de contingencia, “el general director (Mario Rozas) fue evaluando la situación hasta que se acotó el uso de la escopeta antidisturbios solo a nivel 5 (amenaza que pone en riesgo la vida)”.

“También se fueron disponiendo cursos de acción concretos, por ejemplo, que respecto de cada funcionario que usaba una escopeta antidisturbios debía registrarse de cargo personal el arma y también el uso obligatorio de una cámara personal que debían portar en el ejercicio de sus funciones”, afirmó.

La fiscal Claudia Perivancich preguntó si existió, a su juicio, en algún eslabón de la cadena de mando de Carabineros, una orden a partir de la cual desplegar una política de ataque sistemático a la población civil involucrada en las manifestaciones que surgieron a partir del estallido social.

Ante la pregunta, Yáñez respondió que “lo descarto absolutamente. La mejor demostración de ello es que no haya existido ninguna persona fallecida por el actuar de Carabineros. Muy por el contrario, las más de ocho instrucciones que impartí, fueron en el sentido contrario, esto es cumplir con los protocolos establecidos, desplegar controles de línea, respetar integridad de detenidos y esto aún en situaciones de agresiones a carabineros, o en que se hayan visto sobrepasados, por mucho que se haya tenido el interés por recuperar el orden público”.