Uruguay enfrenta la paradoja de Chile: alta vacunación y feroz rebrote de contagios

En medio de una segunda ola de coronavirus que no da respiro en Latinoamérica, Uruguay se convirtió en el país que lidera los contagios a nivel mundial por cada millón de habitantes, con una extensa campaña de vacunación en proceso.

De acuerdo a la información entregada por la página Our World in Data, que sistematiza información oficial sobre la pandemia del coronavirus, Uruguay encabeza la lista con 837 nuevos casos por cada millón de habitantes, superando el registro del resto de los países y confirmando una tendencia que ya se venía acentuando desde hace dos meses.

Según la información oficial del Ministerio de Salud de Uruguay, el país registra hasta su último reporte, 117.757 casos en total, 1.101 de muertos y 89.035 recuperados.

De acuerdo a medios internacionales, hasta febrero de 2021, Uruguay seguía siendo uno de los países menos afectados en cuanto a número de contagios y muertes, lo que se explicaba por los 3,5 millones de habitantes.

Sin embargo, los nuevos contagios comenzaron a aumentar dramáticamente tras el impacto de la llegada de las variantes brasileñas al país, en especial la que surgió en Manaos, que es más contagiosa y peligrosa.

Según la información de vacunación del gobierno uruguayo, hasta el día de ayer, se administraron 813.195 vacunas a nivel nacional (723.977 primeras dosis y 89.218 segundas). De esta manera, Uruguay inmunizó al 20 % de su población, por lo que en América Latina sólo es superado por Chile, que alcanza al 36 %.

Opositores al gobierno de Lacalle Pou han exigido medidas más drásticas, tal como se han aplicado a otros países donde se ha decretado el cierre de comercios. El mandatario se resiste para no afectar la economía.

Chiles se encuentra viviendo un preocupante rebrote de nuevos casos de coronavirus, con récord de casos diarios y hospitalizaciones, cifras que opacado un proceso de vacunación que partió siendo uno de los más ejemplares para gran parte del mundo.

Diversos medios internacionales advirtieron que las aperturas tempranas de actividades, como los viajes de vacaciones y las clases presenciales, hicieron que el país perdiera el control del virus a pesar de la inmunización.