Cámara de Comercio de Santiago en picada contra restricción de venta de productos no esenciales

La Cámara de Comercio de Santiago cuestionó las medidas anunciadas por el Gobierno durante el balance COVID-19, respecto a la redefinición, a partir del 5 de abril, el concepto de bienes esenciales para las comunas que estén en etapas de cuarentena (fase 1) y transición (fase 2) en el Plan Paso a Paso.

El organismo se manifestó a través de un comunicado en el que señalan que “es necesario preservar y no afectar aquellas actividades que han demostrado ser seguras y que han funcionado correctamente para mantener el adecuado abastecimiento de la población”.

Y pese a entender la necesidad de restringir ciertas actividades privadas, desde la Cámara de Comercio de Santiago argumentaron que la recalificación de productos esenciales atentará contra el empleo y recuperación de la economía.

“Seguir afectando actividades que han demostrado ser seguras para sólo generar una ‘sensación’ de mayor control de la pandemia versus el costo para las libertades personales, el desempleo y la recuperación de esta crisis, nos parece desproporcionado y equivocado”, dijo Carlos Soublette, gerente general de la CCS.

Medidas criticadas por la Cámara de Comercio

Durante esta mañana, la subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell, anunció que se redefinirán los bienes esenciales de uso doméstico, la eliminación de giros que no serán considerados esenciales como la venta de calzado y vestuario, y una mayor limitación a las actividades por las cuales se puede solicitar permisos.

La subsecretaria detalló que sólo se podrá acceder a “aquellos bienes que son imprescindibles para la subsistencia” como alimentos, medicamentos, artículos de aseo e higiene personal.

Además, aseguró que se podrán comprar artículos para el trabajo remoto, educación a distancia y el funcionamiento y seguridad de viviendas. “No se puede acceder por delivery a otro tipo de bien distinto al que he señalado”, advirtió.

Por tanto, no se podrán comprar productos como cosméticos, perfumes y calzado, entre otros. “Esta medida durará 15 días y será evaluada”, concluyó Martorell.

Inconstitucionalidad de las medidas

Todas esas medidas fueron recibidas con críticas por parte de la CCS. “Con gran esfuerzo la economía ha logrado ir recuperando puestos de cientos de trabajadores, y medidas como estas vuelven a afectarlos. Somos los primeros interesados en resguardar la salud en un contexto en que el 80% de la población se encuentra en fase 1. Sin embargo, las medidas que se dispongan deben buscar el equilibrio para mantener el abastecimiento de la población y no dañar más la sostenibilidad del empleo“, agregó el representante del comercio.

Finalmente, la CCS concluyó que “estas definiciones podrían ser inconstitucionales, por lo que recalco la necesidad de asegurar espacios de comercio controlado y con todas las medidas de seguridad para que la ciudadanía no se sienta forzada a recurrir al comercio informal y clandestino, donde se facilita la propagación del virus”.