Nueva Zelanda aumenta el sueldo mínimo y sube impuestos a los más ricos

La primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, en su plan hacer frente a la crisis económica derivada por la pandemia del coronavirus, decretó el aumento del sueldo mínimo y subió los impuestos a las personas con ingresos  ricos.

Los anuncios, que forman parte de una serie de medidas tributarias decretadas por el gobierno, entregará de unos 550 millones de dólares neozelandeses (384 millones dólares estadounidenses) adicionales al fisco para este año y de 634 millones dólares neozelandeses (443 millones dólares estadounidenses) para 2022.

Según informó el medio local Nzherald, el aumento del sueldo mínimo y el alza en los impuestos a los más ricos, entrarán en vigor este jueves y son parte de los esfuerzos de la mandataria Jacinda Ardern para luchar contra la desigualdad e impulsar la economía tras el impacto de la pandemia.

De acuerdo al anuncio que hizo la primera ministra, el nuevo sueldo mínimo en Nueva Zelanda se elevará de 13,19 a 13,96 dólares neozelandeses la hora (casi 10 dólares estadounidenses) y beneficiará a 175.000 personas.

Junto a ello, también aumentará el impuesto máximo a los más ricos en un 39% de los ingresos de las personas que ganen más de 125.654 dólares anuales, cuando antes el tope era del 33% y se prevé que la medida afectará a un 2% de los contribuyentes.

Ardern señaló, tras la reunión de Gabinete, que la serie de medidas que entran en vigor este 1 de abril “representan “mejoras reales y largamente esperadas en el apoyo que prestamos a nuestros pobladores más vulnerables”.