Qué es el PIMS

La pandemia del coronavirus sigue mostrando nuevos efectos en las población, entre ellos el Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico (PIMS, por sus siglas en inglés), enfermedad que está asociada al contagio con COVID-19 en niños, niñas y adolescentes, y que ha tenido consecuencias fatales en algunos casos.

El PIMS  es un síndrome que afecta a niños de edades variables, pero mayormente por sobre los 5 años y que se manifiesta entre 2 a 6 semanas luego de haber estado contagiado de coronavirus.

En diciembre de 2019, cuando se dieron a conocer los primeros casos de SARS-CoV-2, se informó que el virus afectaba principalmente a adultos mayores y personas con enfermedades crónicas. El avance de la enfermedad por todo el mundo demostró que fue así, ya que la mayoría de los fallecidos cumplió con estas características.

Sin embargo, los expertos se volcaron a la situación de los niños, que según los primeros antecedentes aparecían como “asintomáticos”.

El 15 de mayo de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) entregó la primera descripción de un síndrome inflamatorio que afectaba a un grupo de menores de edad luego de haber pasado por la infección por coronavirus.

Con el correr de los meses fueron apareciendo varios casos en el mundo, los que pese a ser acotados, generaron preocupación de los padres y pediatras.

En Chile, el Ministerio de Salud (Minsal) señaló que el PIMS ha sido detectado en 176 pacientes durante la pandemia del COVID-19, con tres fallecidos contabilizados a la fecha.

Los especialistas aseguran que la detección temprana del síndrome es clave para el tratamiento, lo que se dificulta debido a que el coronavirus no suele manifestarse con síntomas en los niños.

Síntomas del PIMS

Los síntomas del PIMS asociados al COVID-19 son los siguientes:

  • Fiebre
  • Erupciones cutáneas (manchas, ronchas o ampollas en la piel)
  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Cambio de coloración en boca u ojos
  • Decaimiento y malestar general
  • Conjuntivitis sin secreción

La aparición de estas dolencia podría ocurrir entre dos a seis semanas después del contacto del paciente con el virus.

A quiénes afecta el PIMS

La OMS centró su investigación en personas de entre 0 y 19 años, las que han mostrado una mayor prevalencia en esta enfermedad.

El protocolo del Minsal acerca del Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico, que se lanzó en junio de 2020, mostró un rango de edad fluctuó entre 10 meses y 12 años, con pacientes que ingresaron con cuadros febriles, compromiso hemodinámico, requerimiento de terapia de soporte vital avanzado, con síntomas similares a la enfermedad de Kawasaki.

Las personas afectadas pueden ser aquellas que hayan dado positivo a su PCR o quienes fueron contactos estrechos de una persona contagiada.

Qué hacer

Si un niño, niña o adolescente tiene síntomas del PIMS, y tuvo algún contacto con alguna persona sospechosa o confirmada por COVID-19, debe ser enviada a un centro asistencial para ser examinada según el protocolo vigente.

El monitoreo incluye la realización de exámenes que busquen determinar alguna infección con COVID-19, además de la medición de otros parámetros.

Tratamiento

Según el protocolo de Minsal, al momento de ser atendidos los niños reciben el soporte vital y medicamentos que busquen la desinflamación.

Se ha descrito la utilización de diversos antiinflamatorios, inmunoglobulina intravenosa (IGIV) y esteroides. Los especialistas también utilizan fármacos para abordar la afectación coronaria y los antibióticos ante la posibilidad de sepsis bacteriana.

El buen resultado del tratamiento debería provocar una baja en la fiebre en 48 horas, una estabilidad hemodinámica y una disminución progresiva de la inflamación.

Una persistencia de los síntomas requeriría de otro tipo de tratamientos, para evitar una falla multisistémica que podría terminar en la muerte del paciente.

Al igual que con el contagio de COVID-19 en adultos, no se cuenta con un tratamiento fijo y masivo para enfrentar el PIMS desde su aparición temprana.