Merkel revierte duras medidas para Semana Santa y pide perdón

Ángela Merkel señaló que cometió “un error” y cambió rotundamente los planes que tenía de poner a Alemania bajo un duro bloqueo durante la Semana Santa que incluía el cierre de iglesias y el comercio durante un período de cinco días, lo que provocó innumerables críticas.

“Un error debe llamarse error y, sobre todo, debe corregirse y, si es posible, a tiempo. Sé que esta propuesta ha causado una incertidumbre adicional, lo lamento profundamente y por ello pido el perdón de todos los ciudadanos”, dijo la Canciller en un discurso tras una reunión de urgencia con los líderes de los estados regionales alemanes

Esta idea de un endurecimiento de las medidas durante Semana Santa fue pensada “con las mejores intenciones”, según expresó Merkel, para “desacelerar y revertir la tercera ola de la pandemia”, pero “no se puede hacer en un lapso corto de tiempo”.

Según consigna The Guardian, la fallida decisión de cerrar el comercio y las iglesias, fueron inmediatamente cuestionadas por epidemiólogos, asociaciones empresariales y miembros del propio bloque político de Merkel.

Junto a ello, el ministro del Interior del estado de Baviera, Horst Seehofer, dijo que estaba “asombrado de que, de todos los partidos cuyo nombre tienen una C (de cristiano) sugieran que las iglesias se abstengan de celebrar servicios, especialmente en Semana Santa”.

Las asociaciones comerciales se mostraron consternadas y el presidente de la Asociación de la Industria Automotriz Alemana advirtió que era “inimaginable” detener fábricas enteras en una industria interconectada internacionalmente.

Paralelamente, las autoridades germanas confirmaron este miércoles cerca de 250 muertos por coronavirus durante el último día, con lo que el país europeo superó el umbral de los 75.000 fallecidos en la pandemia, según los datos recabados por el Instituto Robert Koch.