Variante británica de coronavirus afecta a gatos y perros y provoca síntomas cardíacos

La variante británica del coronavirus, que se propaga más fácil y rápidamente entre las personas, ha sido detectada por primera vez en animales domésticos.

Dos grupos distintos de investigadores informaron del contagio con esta cepa en un gato y un perro que comparten el mismo hogar en el estado de Texas, Estados Unidos, y de otras tres mascotas analizadas en un centro veterinario de las afueras de Londres.

Los investigadores del Ralph Veterinary Referral Center (RVRC) en Inglaterra reportaron los primeros casos de infección de perros y gatos domésticos por la variante británica del coronavirus.

Gracias al estudio realizado advirtieron manifestaciones “atípicas” incluidas anomalías cardíacas graves y un deterioro profundo del estado de salud en los perros y gatos infectados con la variante británica.

“No queremos sembrar el pánico innecesariamente, especialmente porque en este momento tenemos una fuerte sospecha de transmisión de persona a mascota, pero no al revés, y no lo sabemos con certeza. Pero los veterinarios deben ser conscientes de esto para poder comenzar a realizar pruebas si sospechan un caso potencial de infección por COVID-19”, señalaron los investigadores según consigna el medio inglés Vettimes.

Asimismo explicaron que “además, descubrimos que muchos propietarios y cuidadores de estas mascotas habían desarrollado síntomas respiratorios de coronavirus de 3 a 6 semanas antes de que sus mascotas se enfermaran y también habían dado positivo en la prueba de PCR para COVID-19”.