Monticello deberá indemnizar a familia de trabajador asesinado en tiroteo

La Corte de Apelaciones de Rancagua determinó que la concesionaria del casino Monticello, San Francisco Investment, deberá indemnizar en $110 millones al padre y hermanos de uno de los trabajadores asesinados en julio de 2017 en un tiroteo perpetrado por el médico veterinario Osvaldo Campos.

La Segunda Sala del tribunal de la Región de O’Higgins rechazó los recursos de apelación y confirmó la sentencia dictada por el Segundo Juzgado Civil de Rancagua, que estableció la responsabilidad del casino en la muerte del trabajador.

El fallo señala que “la responsabilidad que se atribuye al casino demandado se sustenta en la culpa infraccional por hecho propio, conforme lo dispuesto en los artículos 2314 y 2329 del Código Civil, en razón de no haber cumplido el deber de cuidado impuesto por la ley, consistente en evitar que personas puedan ingresar con armas de fuego al casino“.

Además, detalla que el recinto incumplió gravemente el reglamento de funcionamiento y destacó que pasaron por alto varios protocolos, ya que el asesino era “cliente premium”.

La investigación de los hechos ocurridos la fatídica tarde del 2 de julio de 2017 determinó que Osvaldo Campos Azócar percutó 25 disparos con su revólver, los que le costaron la vida a dos trabajadores y otros tres quedaron heridos.

En el escrito se describe que el homicida “efectuó disparos con un arma de fuego en uno de los salones de juego, producto de lo cual resultaron heridas diferentes personas, falleciendo dos de ellas en el lugar, una de las cuales corresponde a Óscar Reyes Valenzuela, hijo y hermano de los demandantes, respectivamente, quien al momento de los hechos se desempeñaba como ‘Gaming Duty Manager’ del casino”.

Luego de cuatro horas parapetado en uno de los baños del recinto, el médico veterinario se quitó la vida al inyectarse una sustancia letal.