Gobierno de Argentina designa a Martín Soria como nuevo ministro de Justicia

Una semana después que Marcela Losardo renunciara a su cargo como ministra de Justicia, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, designó al diputado de Frente de Todos, Martín Soria, como su reemplazante.

“Marcela me ha planteado su idea de dejar el Ministerio porque ella no es una persona que venga de la política y la verdad es que está agobiada”, explicó Fernández en una entrevista con C5N.

Tras varios días de incertidumbre, finalmente el presidente Fernández tomó la decisión y nombró al legislador patagónico como reemplazante de su amiga personal en un cargo considerado estratégico por el Gobierno.

“El presidente Alberto Fernández me honró con la propuesta, es un enorme desafío el que tenemos por delante. Como ministro me tocará comenzar con la transformación del Poder Judicial que pide el presidente. Tenemos un 87% de los ciudadanos y ciudadanas que descreen del Poder Judicial, hay que cambiar eso”, sostuvo Soria, quien agregó tenerle un “profundo respeto” a Losardo, con quien habló “muchas veces”.

Martín Soria, un reconocido jurista de 45 años, era miembro de la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados y, a diferencia de su antecesora, no es una persona del entorno de Alberto Fernández.

Según consignó La Nación, luego del nombramiento, Martín Soria arremetió contra la política judicial del macrismo y consideró que, en ese entonces, hubo “personajes del Poder Judicial que, como dicen los chicos ahora, se zafaron, se pasaron de la raya y se olvidaron del rol fundamental del servicio de justicia que están llamados a cumplir”.

“En ninguno de los proyectos que se presentaron hasta ahora existe la más mínima posibilidad de cambiar jueces, además conociéndola a la vicepresidenta es lo que menos querría”, señaló Soria respecto a Cristina Fernández. El nuevo ministro de Justicia agregó que “ella -que no tuvo nada que ver, que es inocente, que la acusaron mediática, judicial y políticamente porque eso es el lawfare– quiere que sea la misma justicia la que la libere de culpa y cargo, que es lo que corresponde cuando uno no hizo nada”.