Variante británica del coronavirus podría causar 61% más de riesgo de muerte

Un nuevo estudio publicado en la revista especializada Nature señaló que la variante británica del coronavirus “podría estar asociada” con un incremento del 61% del riesgo de muerte en adultos.

Según el artículo, la variante detectada por primera vez en septiembre de 2020 en el Reino Unido y conocida técnicamente como B.1.1.7, es más transmisible y más letal.

Un equipo de científicos dirigido por Nicholas Davies, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, llegó a esta conclusión luego de analizar más de 2 millones de casos positivos de COVID-19 y más de 17 mil muertes por el virus en Inglaterra, entre el 1 de septiembre de 2020 y el 14 de febrero de 2021.

Hasta ahora, se había comprobado que la variante británica, como otras variantes de riesgo, era más transmisible, “pero la información sobre su efecto en la tasa de mortalidad, que requiere de más estudios, puede tener consecuencias en la gestión de la pandemia”, explica la revista médica.

Al vincular las pruebas y los fallecimientos asociados a la variante británica, los científicos puntualizaron que el riesgo de muerte aumentó para las personas infectadas con otras formas del virus, tras ser ajustados otros factores como edad, sexo y etnia.

Así, el riesgo absoluto de muerte con la variante B.1.1.7 para un hombre de 55 a 69 años pasa del 0,6% al 0,9% durante los 28 días posteriores a una prueba positiva.

A partir de ello, los científicos consideraron que la variante británica, que actualmente está presente en decenas de países del mundo, puede asociarse a un 61% más de riesgo de muerte.

“Nuestro estudio sugiere que la B.1.1.7 no solo es más transmisible que otras variantes preexistentes de SARS-CoV-2, sino que también puede causar un enfermedad más grave”, concluyeron.