Universidad de Oxford descartó vínculo de vacuna de AstraZeneca con coágulos

La Universidad de Oxford respaldó el uso de la vacuna contra el COVID-19 que desarrolló junto a la farmacéutica AstraZeneca, descartando su supuesto vínculo con los problemas de coagulación presentados por algunos pacientes.

Andrew Pollard, director del grupo de vacunas de la casa de estudios, aseguró que la enfermedad sigue arrastrando graves riesgos para la población, por lo que es necesario continuar con el proceso de inoculación sin ningún tipo de interrupción.

Sobre la vacuna de AstraZeneca, el profesor de la Universidad de Oxford señaló a la BBC que “existen pruebas muy tranquilizadoras de que no hay un aumento en el fenómeno de los coágulos de sangre aquí en el Reino Unido, donde la mayoría de las dosis en Europa se han administrado hasta ahora”.

Varios países de Europa, entre ellos Dinamarca, Noruega, Irlanda, Italia y Países Bajos, decidieron pausar el suministro del producto debido a los coágulos presentados en algunos pacientes, los que serían investigados como eventuales efectos adversos.

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por su sigla en inglés) está investigando los casos, pero de forma preliminar ha afirmando que la fórmula presenta “más beneficios que riesgos”, por lo que recomendó a las naciones miembros de la Unión Europea (UE) seguir con su aplicación en la población.